Ahora en septiembre me incorporo tras estar todo un curso de baja por maternidad y disfrutar una excedencia para cuidar de mi bebé. Eso si, tras tener que renunciar a la lactancia, ya que por normativa se considera que es incompatible disfrutarla acumulada si vas a solicitar la excedencia. Conclusión esto si que es conciliar la vida familiar con la profesional.

Yo elegí la excedencia, lo que significa renunciar al sueldo y tener que rechazar el tiempo que nos ofrecen para la lactancia, bien por ser una hora diaria en horario lectivo o por acumularla con lo que estamos hablando de 27 días laborales. Esa elección que como perjuicio es el económico me ha aportado a mi y los que me rodean sin embargo más beneficios.

Debía incorporarme el día 2 de mayo a mi puesto de tutora de 4º de primaria y especialista de música del centro educativo. A primera vista no se aprecia el problema pero vayamos por partes:

En el plano personal, como a cualquier madre:

  • Dejar en casa, en guardería, con un familiar…. un bebé.
  • Dejar en casa, en guardería, con un familiar…. a un hijo de 3 años.
  • No poder continuar con el derecho de mi bebé de 5 meses a tomar lactancia exclusiva hasta sus 6 meses.
  • Toda la organización de la casa y familiar sufrirán un cambio brusco que nos afectará a todos.
  • La ansiedad que supone volver al trabajo sin saber muy bien como está la situación actual y qué se está realizando en ese mismo momento.

En el plano profesional, específico de mi cargo en este curso:

  • Mi tutoría es un 4º con lo que al incorporarme el 2 de mayo, realizan la prueba de diagnóstico, la cual hay que preparar, realizar y corregir. Para esta tarea, no remunerada y realizada fuera del horario, hay que estar preparado y conocer el trabajo que el alumnado ha realizado durante el curso, así como las exigencias propiamente dichas de la prueba de diagnóstico.
  • Incorporarse después de no trabajar en el curso a 8 o 9 semanas de la finalización del mismo, con lo que ello conlleva:seguimiento, evaluación, actas, atención del alumnado de la tutoría.
  • Organizar el trabajo para continuar con la programación de 15 clases de música y llevarlo a cabo.
  • Atender todas las necesidades y funciones tanto como tutora como especialista: reuniones, tutorías, actas, clases, exámenes, fichas, libretas….

Más allá de ser quejica y pesimista no da ningún miedo esta tarea, la cual la llevo con gran honor. Sin embargo y sin necesidad de explicitarlo es notorio que habría que preguntarse si todas estas tareas se pueden llevar de forma simultanea y más después de un periodo largo de no-docencia.

Mi respuesta es SI. Sin embargo, habría que entrar en el cómo se realizan, cuándo y el nivel de calidad en el que se terminan.

Es por ello que he preferido por mis hijos, por mi familia, por mis alumnos y sus familias y por mi en última instancia renunciar a mi lactancia y a mi sueldo, para incorporarme en septiembre dando comienzo a un curso nuevo y ser ahora mejor madre para ser después mejor docente.

¿E que situación te quieres ver como: madre, profesional…?

Así

http://farm4.static.flickr.com/3574/3769660352_2b35fbea21.jpg

o así

Es tu elección, pero recuerda que cada cosa tiene un momento y cada momento tiene su lugar. Toma tu decisión en función de ello y por ello, aunque si es verdad que algunass veces quien elige es la misma situación y sus características y nos vemos inmersos en una marea que nos lleva.

Ambas imágenes son de mujeres trabajadoras y preocupadas por los suyos, muy válidas y actuales. Sin embargo, ¿en qué caso se respira más tranquilidad y por lo tanto mejor calidad de vida que por lo tanto se reflejará tanto en nuestra vida profesional como personal?

Share